miércoles, 7 de marzo de 2012

Such a thing as love, Cap 4.

Autor: Ally.

Fandom: TVXQ.

Pairing: Jaemin (Changmin/Jaejoong)

Tema: AU, romance.

Nota:"Y ya no hay murmullos, ecos o sus propias ansias, solo Jaejoong.”

Disclaimer: Esto no tiene relación de mando alguna con SM Entertainment o C-JES Entertainment, los chicos no me pertenecen y ciertamente no lucro con ellos como Lee Soo Man.



La voz de un recuerdo.






-Se debe estar acostando con algún viejo importante.



Es la primera frase que ha escapado de labios de Yoochun en más de cinco minutos mientras él y su novio toman café cerca a la casa de Changmin.

Junsu alza una ceja y no parece buscar una explicación a la súbita frase dada por el otro simplemente esperando atento a que este la de por sí mismo.



-¿Eh?

-Digo, en menos de una semana consiguió sacar a Jae contra su voluntad del asilo, transferirlo a su casa, buscarle criada y lograr que la mitad de los especialistas de la ciudad se ocuparan de su caso ¿No crees que debe de estar acostándose con alguien importante?


La verdad mentiría si digiera que no, aunque de por si Junsu es una persona que tiende a no ver maldad en el resto de la gente y que cree los milagros simplemente están a la orden del día para este tipo de situaciones, aun y cuando de un tiempo a esta parte y especialmente según su novio, no saben si ha sido una bendición o no el que doctor haya vuelto a la vida de su mejor amigo.

Yoochun y Junsu esperaron mucho tiempo a que el tal Changmin apareciese y la verdad no parecía mal niño sin embargo el poco progreso de Jaejoong y el rostro triste que su ser refleja al estar junto a él les hace preguntarse si es esto en realidad lo mejor.




-¿Y si lo traemos de vuelta con nosotros? Digo ¡Somos sus mejores amigos! ¿Quién mejor que nosotros para cuidarle?

-Chunnie… Changmin-sshi tiene millones de colegas a cargo de Jae, además de una casa muy grande e incluso una niña que le cuida ¿Qué podríamos hacer mejor que él?


-¡Pero nosotros lo queremos!

-Y el igual Chunnie… ¿No has visto como le mira?




Yoochun es testarudo y Junsu le entiende totalmente, Jaejoong es una de las personas más comprensivas y amables que hubo conocido en toda su vida, una persona realmente admirable pero Changmin tenía algo, algo que no podía precisar y que le gritaba ‘Espera a ver’.





-Sigo insistiendo en que se debe acostar con alguien importante.

-Seguramente Chunnie… - El café gira lentamente mientras trata de despegar lo último de azúcar en su fondo-Seguramente.




***




Changmin había puesto todo de sí para lograr más avances con Jaejoong, después de todo si había dicho su nombre era porque le reconocía y tan solo eso bastaba para que pusiera todo de sí en lograr que Jae hablase nuevamente.



-Changmin- Su amigo había hecho una pausa un tanto dramática al ver su semblante taciturno- ¿Has contemplado la idea de que quizás Jaejoong-sshi simplemente se niegue a avanzar?



Y mientras Changmin apura el café entre sus labios, podría asegurar tal acción por su parte es tan solo para evitar hablar de ello. Yunho le miraba desde el otro extremo de la mesa de modo perspicaz como si estuviese analizando cada acción que realizaba y esto no era del todo agradable.



Jung Yunho era un joven prodigio que había conocido en una charla de enfermedades sanguíneas, charla a la cual ninguno de los dos debía asistir en primer lugar y que terminaron desechando después de un par de minutos cada uno por su lado y topando a la salida. Changmin no podía más que admirar al otro joven, quien siendo dos años mayor que él, ya contaba con un título en medicina general, una especialización en siquiatría y un título totalmente aparte de psicología, claro dejando de lado cuanto curso y doctorado cupiese en su repleta pared del triunfo. En Yunho había encontrado una persona seria, con metas fijas en su vida, buen interlocutor y extremadamente agradable, todo lo que Changmin buscaba en un amigo, además claro está del pequeñísimo detalle que fuese el hijo menor del dueño del hospital privado más grande de la ciudad, lo cual había ayudado bastante a la hora de mover influencias para ‘relocalizar’ a Jaejoong en casa de Changmin, aunque tampoco era que las necesitase, después de todo era una persona testaruda por naturaleza y de momento, Jaejoong había pasado a ser su prioridad número uno.




-Apreciaría si al menos me dejases las esperanzas.



La verdad es que el comentario le sabía algo amargo conforme abandonaba sus labios.



-Tú nunca has actuado de modo impulsivo ¿Qué ha vuelto esto distinto?

-Dicen que hay una primera vez para todo Yunho, para todo.




Hablando sinceramente, a ojos de Yunho, la postura rígida y algo monótona de Changmin al tomar café denotaba que la inseguridad le embargaba y al mismo tiempo que no dejaría ir a Jaejoong-sshi tan fácilmente, probablemente aquel era el único motivo que validaba el esfuerzo que continuaba haciendo para que el otro muchacho saliese adelante, aunque la verdad aún tenía esperanzas con una terapia un tanto radical. Generalmente Jaejoong-sshi le miraba como si le temiera, sin embargo conforme avanzaban los días podía denotar que había algo más en aquellos ojos profundos, algo distinto a lo de otras víctimas de abuso, ¿Rencor? ¿Furia?... Celos, realmente interesante, Yunho no acostumbraba a entrar en tal tipo de conflictos, especialmente si estos le vinculaban a su paciente, sin embargo quizás los propios sentimientos del otro terminarían por trabajar en pro del mismo.




-Si tú lo dices…- No era prudente comentarlo, no tendría el mismo efecto –Solo piensa en lo que he dicho.



Changmin de por si no sabe si desea pensarlo.




***


Jaejoong avanzaba con la velocidad de un caracol montañés de Birmania… Claro si es que existe tal tipo de caracol, pues si no debería de inventarse indiscutidamente una nueva especie para declarar su estado, sus monstruos internos le perseguían durante las noches cuando estaba a merced de la soledad y es que el doctor no se atrevía a pensar siquiera en dormir con él, mucho menos preguntar, a pesar de esto la rutina poco a poco formaba una conducta casi condicionada en su ser. Changmin salía muy temprano en la mañana a su práctica en el hospital del padre de Yunho, Jaejoong no llegaba realmente a comprender la magnitud de tener practicas pagadas en un lugar como aquel y por las tardes asistía a una especialización, cerca de las ocho de la noche Changmin estaba de vuelta con un pastel de fresas del cual Jaejoong poco comía y esto generalmente cuando era Catalina la que le llevaba una porción, después de todo Changmin aún no contesta su pregunta.




-Jae…



Como siempre eran ya casi las ocho y treinta, Changmin estaba de vuelta con un pastel de fresas en una mano y un extraño paquetito en movimiento en la otra “¿Movimiento?” Jaejoong no recordaba haber tenido ser, aparte de él mismo, a quien cuidar o al menos no desde que Changmin hubo salido de su vida. Siendo el hijo menor de una numerosa familia, las responsabilidades no habían recaído en él, ni siquiera como el único varón de esta pues sus hermanas contrajeron nupcias rápido y por lo menos dos de sus cuñados se habían agregado a la familia en lugar de ser estas las que se fueran de casa “Hablando de gente aprovechada”, es así que considerando la gran cantidad de personas en su hogar, le era casi imposible mantener algún tipo de mascota pues indistintamente siempre había una hermana que era alérgica a ella, claro, todas menos los peces y lagartos, los primeros le tenían sin cuidado después de todo no servían ni para comer, cosa que había comprobado al ser castigado por dos semanas sin televisión cuando lo intentó “Malditos animales…” y los segundos siendo demasiado “¡Verde y escamoso, sácale de acá Jaejoong!” para sus tiranas hermanas mayores.



El objeto en movimiento había resultado ser una pequeña gata un tanto raquítica que cerraba un ojo más que el otro al maullar y por ello mismo le recordaba más de lo debido a Changmin. La gata había sido silentemente bautizada como ‘Minnie-ah’ cosa que obviamente el resto de las personas en el hogar ignoraban y que más bien usaban el término “Kitty” para ella, Catalina era harina de otro costal y había sido algo más creativa a la hora de ‘Póngale nombre al gato’, Changmin había insistido en saber que era el ‘Cagoncita’ que gritaba cada vez que veía a la gata encontrándolo bastante simpático, pero esta no les había dicho el significado y es que Minnie continuaba dejando regalitos por toda la casa que la muchacha terminaba limpiando con cierto desdén psicópata en sus ojos, el otro no había hecho ademán de entender que significaba aquello.


Desde aquel día, Jaejoong adquirió la costumbre de pasar horas mirando por la ventana y acariciando a la ronroneante Minnie, que terminaba de espaldas con los brazos extendidos en una posición bastante vergonzosa cuando esto sucedía, mientras Yunho intentaba sonsacar algún tipo de información desde sus labios pero solo conseguía ligeros movimientos de cabeza afirmando o negando la frase, Jaejoong no deseaba cooperar ¿Por qué debería hablar con una persona tan irritante cuando ni siquiera con Changmin lo hacía? La lucidez del muchacho ahora era plausible, sus ojos brillaban con una nueva resolución y sus movimientos eran más ágiles, poco a poco el único remanente del trauma vivido era el mutismo que se negaba a dar por torcer y aquella increíblemente molesta apatía por todo lo que fuese humano.



***



Es un día cualquiera, ni quincena ni fin de mes, ni feriado ni algo en particular, solo un día cualquiera y si bien ya son más de las nueve de la noche Changmin continúa vagando por las calles y mirando ausentemente los letreros en estas, con un pastel en una bolsa que una señora muy robusta ha pasado a aplastar en el metro. Intenta paliar un poco la soledad a la cual se ha visto sometido ante la indiferencia de Jaejoong y el dolor que le provoca saber que este ha superado todo excepto su propio abandono, Yunho ha logrado avances sin que el muchacho lo note, avances de los cuales el mismo Changmin se admira, le ha acostumbrado de a poco al contacto humano, despertado sensaciones adormecidas, cariño, unión, responsabilidad de un modo tan extraño que el doctor a ratos no lo entiende bien, había sido Yunho el que sugirió que Changmin comprase la gatita, así como los pasteles, el horario fijo y algunos pequeños detalles que el muchacho fallaba en ver de qué diablos podían servir, después de todo ¿Fresa? ¿Porqué no mango o limón? ¿Solo fresa? Yunho no había contestado a esa pregunta.

Yoochun y Junsu visitaban todas las semanas a Jaejoong, sin excepción, a su vez en cada una de estas visitas reiteraban su idea de que el otro chico regresase a vivir con ellos, especialmente Yoochun, sin embargo el doctor no tenía intenciones de abandonar nuevamente a Jaejoong, por ello mismo cada semana y denotando que el propio ‘paciente’ no deseaba la mudanza, se negaba con elegancia esperando que un buen día se rindiesen, Yoochun era más testarudo de lo que imaginaba.


La calle estaba relativamente desierta y así mismo lo estaba la pequeña cafetería en que se había refugiado, podía recordar con claridad el llamado de Yunho “Necesito que hoy no regreses hasta las once de la noche ¿Crees poder aguantar míster dependencia?” y si bien no entendía bien el punto en ello, a ciencia cierta Yunho era un genio y suponer que estaba en lo correcto no era tan difícil ¿O sí?... aunque pensándolo bien muchos genios a lo largo de la historia habían sido un tanto desquiciados… Cualquiera fuese la verdad eran más de las diez y cuarto de la noche y Changmin continuaba sentado en aquel lugar, con el café a medio terminar, una descarada mesera que cada diez minutos acentuaba el ‘¿Se le ofrece algo… más?’ y un pastel de fresas algo desinflado en una pequeña cajita, “Quizás si vuelvo con lentitud… esté allá para las once” La verdad es que no aguanta estar lejos de él por más tiempo y se pregunta si realmente se ha vuelto un Jaeadicto como dice su mejor amigo.




-¿Algo más que desee antes de su cuenta, señor? ¿Algún dato?

-Si- Puede palpar la ansiedad por parte de la muchacha, pero la verdad le tiene con poco cuidado -¿A qué hora cierran generalmente? Deseo traer a alguien la próxima semana.



Podría haber sonreído mientras la decepcionada camarera daba a regañadientes aquella información, pero de momento lo único que podía pensar era en llegar con Jaejoong.



-Buenas noches.



Ciñó su chaqueta contra el cuerpo y tomó rumbo a su hogar esperando estar allá para las once… o antes.





***



Jaejoong no entiende bien porque su cuerpo tiembla. El reloj avanza peligrosamente cerca de las once de la noche y Changmin no ha hecho ademán de volver, no lo hizo a las nueve, ni tampoco a las diez, mucho menos a las diez y media, Jaejoong no parece poder conciliar tranquilidad ante este panorama, su ser se ha acostumbrado a un rutina sencilla y confortable, una que incluye a Changmin regresando temprano con el estúpido pastel que de todos modos Minnie terminará comiendo y su sonrisa cansada de satisfacción y congoja al tiempo. La pequeña gata parece percibir la ausencia de uno de sus amos y se remueve inquieta entre sus brazos mientras el mundo gira a su alrededor y se vuelve extremadamente ruidoso, los sonidos de aquel pequeño anden regresas a sus oídos y puede reconocer al clan Shim despidiéndose, Changmin subiendo al autobús, aquel adiós que jamás vino y sabe que debe correr esta vez porque no puede volver a quedar solo, porque Changmin no se puede ir, porque merece un último sonido desde sus labios, algo que le dé esperanzas. Su pecho pesa y de pronto está llorando por un motivo que no logra precisar, la habitación ha caído en silencio, Minnie maúlla asustada por sus lágrimas, sus labios tratan de modular palabras que su garganta deja escapar con pastosa lentitud.



-Changmin…



Minnie se remueve intranquila y su mano instintivamente va tras su oreja para calmarla.



-Changmin.



La puerta está abierta, un ligero haz de luz ingresa en el lugar alertando a la gatita.




-Changmin ¿A dónde vas?




Una sombra se aproxima y esta salta a su encuentro, dispuesta a defender al muchacho.




-¿Cuándo vas a volver?



En algo fortuito, Minnie da vueltas a su alrededor maullando y tratando de darse a entender.



-¿Por qué Changmin? ¿Por qué no me dices adiós?



Es desesperante, su garganta duele con pastosa incomodidad, su voz se escucha demasiado ronca y algo le dice que necesita comenzar a usarla más a menudo, sus ojos están hinchados y no sabe bien a quien hace aquellas preguntas.



-¿Por qué…?




Un par de brazos se envuelven en su torso y un rostro trémulo y humedecido solloza en su hombro, el pastel ha caído al suelo y Minnie lo lame pasando por alto la escena frente a ella, Changmin está llorando, Jaejoong siente que en cualquier segundo él también lo hará.




-Porque de algún modo en aquel momento sabía que iba a volver, eventualmente… a pesar de no entenderlo lo sabía, solo demoré más de lo que debí… mucho más Joongie.




Su cuerpo tiembla una última vez y siente como si algo dentro de si estuviese completándose, un espacio inconcluso en su vida, aquel calor que los brazos del otro dejaron atrás. Jaejoong siente que por fin Changmin ha dicho su adiós… y más que adiós ha sido un hasta luego.




-Minnie-ah…



Se envuelve en un abrazo casi desesperado y ansioso, Changmin no sabe bien que decir ante ello, sus labios buscan con angustia los otros y no encuentra un adjetivo que cuadre con aquel instante, no hay novelas rosa ni cuentos de hadas, no hay frutas ni chocolates, no hay calor ni frío, es una mezcla extraña de dolor y realidad, un sabor salobre proveniente de sus lágrimas y arrebato, no necesitan de más.

Jaejoong no puede hablar del todo su garganta tomará tiempo en volver a ser la misma y Changmin tampoco espera que cuente todo lo que se ha perdido en una noche, sus manos repasan la frágil curvatura en la espalda de su acompañante y lentamente lo ve dormirse contra su regazo, han pasado varias horas, Minnie duerme tirada de espaldas haciendo extraños sonidos que le hacen reír, Changmin solo puede pensar en lo desastrosamente adorable que ha resultado ser la pequeña gatita. No es hasta que escucha a Catalina caminando que nota como han pasado las horas.





-Joven, ya es tarde debe levantarse.

-Cata… por favor llama a Yunho y dile que tome mi turno… dile que se lo quedaré debiendo.

-Supongo que está bien… ¡Cagoncita ven a comer!




Y mientras la gatita corre fuera de la sala y Jaejoong lentamente abre sus ojos, Changmin siente que por fin ha regresado a su hogar, un hogar que no esperó recuperar, un hogar al que siempre ha sabido debía volver… y ya no hay murmullos, ecos o sus propias ansias, solo Jaejoong, su sonrisa, aquel ligero toque de soledad en sus ojos y el olor a frutillas que envuelve la habitación.




-Minnie-ah.




La voz de Jaejoong resuena en sus oídos y sabe que no necesita volver a escuchar nada más que aquello.



-Buenos días Joongie.


Fin.

Previo//Final.

PD: Y con este termina, se supone.

12 comentarios:

  1. xD con esto termina se supone xDDD ok este fic ya lo habia leido y como la primera vez me gusto mucho!!!!! waaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer todas mis porquerías n_n de verdad eres un amor.

      Eliminar
  2. ¡Me gustaaaaaaaaaaaa! Mucho :3
    Al principio tuve algunas dudas, pero después todo cobró sentido cuando lo leí por segunda vez. La primera estaba distraída y pescaba a medias lo que estaba leyendo, y gracias a ellos hice nota mental "Si leerás a medias, mejor guárdalo y después lees" y pues sí, funciona mucho :B

    El detalle de Changmin de querer sacarlo de todo ello. Wuah, lo amaba, pero yo no estuve nada de acuerdo con que se haya ido sin despedirse. Pobre Jaejoong, quedó mal. Aún si después iba a volver, él no se lo merecía. Nadie se merece que se lo hagan ¡No es justoooo! (aún no supero que se haya ido sin despedir XDD)

    El final es realmente adorable y todas esas cositas cursis y rosadistas y bonitas :33 jahjdh es que, no creí que sería así. Por un momento creí que terminaría en que no iba a hablar más y ya, ahí no más, que Changmin no sacaba nada con esforzarse porque Jaejoong no hablaba, pero su esperanza que la tuvo hasta el final lo llevo a este lindo final...¿ya dije que era lindo? HAHAHA

    Digamso que a Yunho le quise hacer un pedestal porque pucha que le aplaudí que le haya dicho eso a Changmin, aunque sí antes quise extinguirlo porque decía que no había posiblidad. Y yo como "NO, CALLA, HABLARÁ >:C" hahaha

    Graaaaaaaaaaaaaaaacias por compartir este mini-serial ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El punto de quiebre es Yunho, él en cierto modo logró sacar adelante a Jaejoong, aunque lo cierto es que sin Changmin de testarudo las cosas habrían quedado así, no quería que terminara triste, hice sufrir demasiado a Jae en este fanfic ):

      Eliminar
  3. OMG, esto fue tan hermoso... de lo más sencillo, pero también sumamente hermoso. A pesar del drama, de la angustia y de esa terrible necesidad de querer ir hasta ahí a consolar a JJ, el final fue lo suficientemente emotivo para librar a uno de toda esa carga emocional.

    Mujer, que manera tan poética la tuya para escribir, me encanta, de verdad. Has logrado atraparme.

    Sigue escribiendo por favor, que yo te seguiré leyendo (y escribiendo mis no tan brillantes comentarios).

    Besos~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leer este ♥ le tengo mucho cariño pero casi nadie lo ha leído... Muchas pero muchas gracias.

      Eliminar
  4. Terminando de leer el fic, siento que se me fue un peso de encima, me tenias mal con la pena de Jae y su mutismo, pero hasta que no termine de leerlo no me habia dado cuenta del peso que tenia...
    Muchas gracias por el fic, de verdad estoy adorando completamente tu blog, con este seria el ultimo de los seriales que tienes que me faltaba por leer, ahora voy por los one-shot.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leer el fanfic ♥ No muchos se han tomado la molestia de hacerlo y más encima dejar mensaje, espero que te gusten los one-shot.

      Eliminar
  5. T_T !!!! Me has hecho llorar mujer !!!! es lo mas triste que he leído el día de hoy y ya no se si odiar o amar a changmin por hacerle tanto daño a jae <3 , juro que casi me tiro al suelo cuando yoochun comenzó a contar las historia creí que habían matado a jae T_T ,maldito changmin era lo mínimo que podía hacer, que le costaba haberle dicho a jae que regresaría, por su estupidez jae sufrió tanto algo que se puedo haber evitado ;^; estoy tan conmocionada que tengo ganas de golpear a alguien !!! creo que me he leido todo tus escritos en un día ... nos estamos leyendo así que hasta pronto unnie cuídate bye bye .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se como te has dado el trabajo de leer tanto fic junto en un día o:

      A Changmin... bueno piénsalo de este modo, al irse era bastante inmaduro aún y pensó estar haciendo lo mejor que podía en aquel momento, de todos modos esta serial partió solo con el primer cap (No pretendía seguirla) pero mis amigas me hicieron continuarla, así que todos los problemas de JJ fueron surgiendo con el tiempo.

      Muchas gracias por leer. ♥

      Eliminar
  6. I CAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAN'T WITH ALL THESE FEELINGS INSIDE MY HEART!!! ;AAAAA;
    omg Ally~~~ hiciste que mi corazoncito se volviese una pasa, por un momento creí que jj no volvería a ser el mismo T..T
    No tienes una idea ;AAAA; sufrí, pero amor sufrir con tus fics, en serio T~~~~T
    Changmin, solo tenías que responder, tonto, tonto, tonto, tonto, toooooooooonto, lo hiciste sufrir tanto T____T lo amé, lo amé, LO AMÉ.

    Graaacias por compartir, en serio. Amo tu manera de narrar... narras lo que sienten los personajes, pero conocer a los personajes de tus historias y puedo quizá entender más T_T me vi tan reflejada en muchas de tus líneas~ gracias por compartir♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento tanto, es que JJ es tan testarudo :c pero por suerte Yunho arregló todo porque es awesome.

      Muchas pero muchas gracias a ti por leer esta serie. Siento que sea tan triste, aunque termina bien.

      Eliminar